revista dharma


ÍNDICE

PRINCIPAL

El Templo de los Tigres

En la provincia tailandesa de Kanchanaburi, en un aislado paraje, existe uno de los más curiosos y sorprendentes templos que uno puede imaginarse. Estamos en el país de los templos budistas, y en éste, situado a doscientos kilómetros al oeste de Bangkok, los monjes viven entre tigres que han ido recogiendo de la selva y que han adoptado los principios de la no violencia.

El abad de Wat Pa Luangta Bua Yannasampanno, Phusit Khantidharo, dice que los diez tigres que se pasean libremente por el templo siguen los preceptos budistas, e insiste en que forman una gran familia, tigres y monjes, y viven juntos, no sólo con los tigres sino también con otros animales: simios, caballos, ciervos, cerdos y pavos reales.

Esta tradición comenzó hace cerca de diez años, cuando llegó al templo un tigre que había sido herido por un cazador. Aunque murió a los pocos días, los monjes decidieron seguir con su labor compasiva hacia los animales acogiéndolos y cuidándolos. La mayoría de los tigres llegaron al poco de nacer, ya que a sus progenitores los mataron unos cazadores y por suerte para ellos unos vecinos de la localidad los hallaron en el bosque. Después de intentar colocarlos en casa de algún vecino no les quedó más opción que ir al monasterio del bosque, donde el abad recogió por compasión a los tigrecitos salvándoles de una muerte segura.
(...)

(Extracto del artículo publicado en Dharma 8).

























BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA