revista dharma


ÍNDICE

PRINCIPAL

Llamamiento del Dalai Lama



Me gustaría expresar mi aprecio y gratitud a los líderes mundiales, parlamentarios, ONG's y a las personas individuales que han expresado su preocupación por los profundamente dolorosos y trágicos sucesos ocurridos recientemente en el Tibet. Agradeceremos también sus esfuerzos para persuadir a las autoridades chinas de actuar con moderación al tratar con los pacíficos manifestantes y al mismo tiempo su llamada al diálogo para resolver el problema.

Creo que las recientes manifestaciones y protestas son una muestra del profundo rencor no sólo del pueblo tibetano en la llamada Región Autónoma del Tibet, sino también en las lejanas zonas tradicionalmente tibetanas, ahora incorporadas a las provincias de Qinghai, Gansu, Sichuan y Yunnan, en donde existe un número considerable de habitantes de etnia tibetana.

Según fuentes fidedignas, las autoridades chinas han desplegado grandes contingentes de tropas en estas regiones tradicionalmente tibetanas y no sólo han iniciado duros ataques a los tibetanos presuntamente implicados en los disturbios, sino que han cerrado las zonas donde ha habido protestas.

Apelo a vuestro constante apoyo para que pidáis el cese inmediato de los ataques, la liberación de todos aquellos que han sido arrestados y detenidos y el suministro de tratamiento medico adecuado. Estamos especialmente preocupados por el suministro de atención medica, ya que en los informes se habla de muchos tibetanos heridos que tienen miedo de acudir a hospitales y clínicas administrados por chinos.

Quisiera pediros también que promováis el envío de un organismo independiente para investigar los disturbios y las causas subyacentes, así como la autorización a la prensa y a equipos médicos internacionales para visitar las zonas afectadas. Su presencia no sólo infundirá tranquilidad al pueblo tibetano sino que ejercerá una influencia moderadora en las autoridades chinas.

El Dalai Lama
2 de Abril 2008


SUBIR




 


BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA