revista dharma


ÍNDICE

PRINCIPAL

Meditación del Guijarro

De Thich Nhat Hanh

Me gustaría invitaros a cantar la canción de la práctica en la que hay una flor, hay una montaña, hay agua tranquila y hay espacio. Cantemos juntos:

Inspirando, espirando
inspirando, espirando.
Yo me siento como una flor.
Y tan fresco como el rocío.
Yo soy sólido como una montaña.
Y tan firme como la tierra.
Yo soy libre.

Inspirando, espirando.
Inspirando, espirando.

Soy como el agua que refleja.
Lo que siento es bello y verdadero.
Y siento que hay espacio muy
dentro de mí.
Libertad; libertad; libertad.

Los niños pueden practicar la meditación sentados en un círculo.

Traed vuestros cuatro guijarros y ponerlos a vuestra izquierda.
Uno de vosotros dirigirá la sesión de meditación e imitará por primera vez el sonido de la campana para que los demás respiremos, inspirando y espirando tres veces.
Tras haber practicado tres sonidos de la campana, comenzaremos con la meditación de los guijarros.

Me gustaría que dibujáramos cuatro cosas:
La primera es una flor, cualquier tipo de flor, no importa cual y quiero que lo hagamos mientras estamos inspirando y espirando.
Dibujaremos cualquier tipo de flor pero disfrutando mientras respiramos conscientemente.

La flor representa la frescura.
La flor está dentro de ti.
Porque todos tenemos
la capacidad de refrescarnos.
Y si la hemos perdido podremos practicar la meditación de la respiración.
Y, de este modo, podemos recuperarla.
Así es como la flor tiene la posibilidad de florecer.

Tú también eres una flor que puede florecer.
Somos hermosos cada vez que florecemos.

Con dos dedos cogemos un guijarro y lo miramos:
Éste representa la flor y lo ponemos en la palma de nuestra mano izquierda.
Ponemos la mano derecha debajo de la izquierda y comenzamos la práctica del primer guijarro:

Repetimos tres veces:
“Inspirando, me veo como una flor.
Espirando, me siento fresco”.

Y cuando decimos “flor, fresco” recuperamos la frescura en nosotros.


SUBIR





BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA