revista dharma
 

Raúl de la Rosa



Sakya Trizin es el segundo lama, en protocolo, dentro del budismo tibetano después del Dalai Lama. Durante un mes, a finales del año 2006, Sakya Trizin, 41 sostenedor del linaje Sakya, vino a inaugurar oficialmente el centro de Denia, Sakya Drogön Ling. Dharma aprovechó la ocasión para tener un agradable encuentro con él y hacerle una interesante entrevista.

¿Cómo fue hacer este centro, el mayor de Europa, concretamente aquí?
En España he conocido muchas personas que están interesadas en el budismo y en el budismo tibetano particularmente. Hace años, notamos que había mucho interés, y que muchas personas querían hacer este centro. Se eligió este lugar para edificar; luego fue bendecido y se construyó. Ahora estamos muy contentos de que exista y de poder dar estas enseñanzas, que son muy importantes: las enseñanzas doradas.

¿Cómo han sido recibidas estas enseñanzas?
En estos días las enseñanzas y las iniciaciones se han dado por completo y han asistido personas de 24 países, que se han comprometido seriamente en la práctica y están dispuestos a practicar el dharma. Aunque nuestra idea no es convertir personas sino darles recursos para que puedan introducirse en el dharma.

¿Por qué eligieron un lugar tan atípico como es una urbanización para construir este centro?
Se buscó en varios sitios y éste se consideró el más apropiado. Luego, creo que fue usted mismo quien precisó el tipo de energía que había en este lugar, y su idoneidad para construir este centro justamente aquí.

¿Al elegir un lugar tienen en cuenta dónde se va a situar el edificio, la orientación o las panorámicas?
Sí, es correcto. Dónde está el edificio, la orientación, las vistas... todo esto es muy importante. Creo que los diferentes lugares, las direcciones… tienen un gran efecto sobre la persona. Al llegar, la persona conecta al momento con el lugar, que puede generar energía positiva o no, pero aquí hay una energía muy auspiciosa.

¿Cree que puede haber un budismo a la occidental?
Los principios básicos del budismo no se pueden cambiar, pero la presentación sí se puede cambiar. Creo que cuando el budismo se trasladó a Tíbet también cambió un poco, no es exactamente como era antes de llegar, el tiempo, el lugar y las personas eran diferentes, y en Europa también sucede algo similar. El Buda ha dicho que la conducta moral debe ser apropiada al tiempo-espacio.

¿Qué futuro cree que espera al mundo, y qué papel ocupa en él el budismo?
Creo que el budismo tiene actualmente un papel muy importante en el mundo. Se están haciendo muchos progresos, pero sin el progreso espiritual no alcanzaremos la paz genuina y la felicidad. El budismo, aunque la persona no se haga budista, puede servir para mejorar la sociedad en general. Uno siempre tiene la esperanza de que el futuro sea mejor.



Usted como figura muy cercana al Dalai Lama, ¿cómo ve la situación en Tíbet? ¿Es cierto que está habiendo una cierta permisividad por parte de las autoridades chinas con ciertos proyectos budistas en Tíbet?
Sí, es verdad, y las cosas se están reparando en Tíbet, pero aún hay problemas. En realidad, su Santidad el Dalai Lama, como tiene ideas provechosas no sólo para Tíbet sino también para China, cree que lo que se haga no tiene que ser beneficioso sólo para un lado sino para todos. Y él está desarrollando estas ideas y aunque aún no hay ningún resultado concreto, esperemos que en el futuro se desarrollen.

¿Es cierto que el Dalai Lama dijo que no iba a reencarnarse de nuevo como Dalai Lama?
El Dalai Lama no ha dicho que él no iba a reencarnar, sino que depende del deseo de las personas. Las cosas están cambiando, Tíbet existía antes que el cargo del Dalai Lama. Si no es necesario no habrá Dalai Lama, pero él no dijo que no iba a regresar.

¿Para cuándo una mujer Dalai Lama?
Eso no lo sé. Es cierto que el número de mujeres es menor que el de hombres. En el pasado hubo mujeres que jugaron un papel espiritual importante y también temporal, en la política. En mi propia tradición, en mi linaje, hay mujeres que han jugado un papel importante. Mi tía, la hermana de mi madre, era una mujer espiritualmente destacada, y se encargó de los asuntos temporales políticos.

¿Cómo se puede reducir la creciente tensión religiosa en el mundo?
Creo que todas las personas espirituales, independientemente de su religión, deben unirse para mitigar esta tensión, y para que todas las personas de distintas tradiciones y culturas puedan vivir en paz. Creo que hay una manera de lograrlo, con esfuerzo podemos reducir las tensiones y podemos contribuir mucho de forma positiva, porque si no todo va a empeorar y empeorar.

¿Qué diría a las personas que quieren introducirse al budismo?
Lo primero es mejorar las cualidades humanas. Nuestra naturaleza no es agresiva, ni estar enfadado, sino ser amorosos, compasivos, tolerantes, y estas cualidades humanas se deben mejorar. Aunque uno se esfuerce mucho, esto ha quedado claro, eso sólo no sirve para lograr nuestro propósito de paz y felicidad. El progreso material es de muchas maneras provechoso y útil, pero debemos también progresar espiritualmente. Esto no quiere decir que uno se haga budista, puede seguir otra religión o creencia, pero la clave es aumentar las cualidades humanas básicas. En todas las religiones el amor y la compasión son muy importantes. Todas las religiones enfatizan estas cualidades y debemos aumentarlas individualmente, y al hacerlo lograremos la paz en el mundo.

Entrevista a Sakya Trizin
ÍNDICE
PRINCIPAL