revista dharma


PRINCIPAL

BUDISMO
Fondo de Ayuda al Pueblo Tibetano
Paz, democracia y derecho a la
autodeterminación de un pueblo, 2007

Mensaje de la Dirección del Proyecto

Nos acercamos a nuestro séptimo año de servicio fundacional, nuestro trabajo continúa con el "Fondo de Ayuda al Pueblo Tibetano por la paz, la democracia y el derecho a la autodeterminación de un pueblo". Nuestro trabajo consiste en mejorar las duras condiciones sanitarias, económicas y de vida de miles de tibetanos tanto en el exilio como en el Tíbet. Proveemos fondos para mejorar la sanidad y para realizar programas educativos. Ayudamos al desarrollo comunitario, construyendo escuelas, clínicas, proveyendo agua potable en los asentamientos de refugiados y manteniendo los proyectos existentes que se dedican a preservar el Tíbet, en toda su extensión.

Nuestro trabajo no sería posible sin la ayuda del Estado Español, el Gobierno de la Generalitat de Catalunya, Ajuntaments de Catalunya, Diputacions y sin el inestimable apoyo de generosas donaciones de fundaciones y personas, que apoyan la altruística labor y dedicación de nuestros compañeros y colaboradores, así como los fondos del Estado en cooperación al desarrollo, refugiados, educación, paz y democracia, derecho a la autodeterminación, diversidad cultural y patrimonio de la Humanidad deben también mirar al Tíbet.

En nombre propio y en el del Fondo de Ayuda al Pueblo Tibetano, quiero aprovechar la ocasión para extender mi agradecimiento y estima a cada uno de todos los que habéis colaborado en la medida de vuestras posibilidades con el sostenimiento de este proyecto. Quiero expresar mi especial gratitud al Parlament de Catalunya, al Congreso de los Diputados, a la Cámara del Senado y al Parlamento Europeo, por continuar apoyando y creer en nuestra misión de defensa de la paz, la democracia y el derecho de la autodeterminación del pueblo tibetano; todos ellos han ofrecido su apoyo y esfuerzo en ayudar al pueblo tibetano y a los comités de refugiados del Tíbet.

Tenemos el placer de presentar el "Informe de actuación para 2007", el que creemos es un año crucial "Año de España en China". Deseamos que este sea un año de paz, diálogo y no-violencia, que se produzca un mayor acercamiento y una resolución pacífica para Tíbet. Estamos en un momento histórico crucial, trabajamos para que todos estos proyectos, donde colaboran las más entregadas y prestigiosas entidades locales e internacionales, lleguen a buen término.

Sinceramente,
Presidenta Fondo de Apoyo al Pueblo Tibetano



INTRODUCCIÓN

El Fondo de Ayuda al Pueblo Tibetano para la paz, la democracia y el derecho a la autodeterminación de un pueblo, es una iniciativa de Gandhiji Cultural, una organización cultural de desarrollo con base en Barcelona. El objetivo es ayudar a los tibetanos sosteniendo y fortaleciendo las comunidades tibetanas en el exilio mediante programas de salud, educación, economía y desarrollo comunitario. Desde su fundación, hace ya siete años, y bajo la inspiración del premio Nobel de la Paz, Dalai Lama, el Fondo de Ayuda al Pueblo Tibetano ha crecido bajo los principios de recaudación de fondos, subvenciones y donaciones para el pueblo tibetano, tanto, en el exilio y como en Tíbet.

TIBET EN BREVE

Tíbet se ubica en el centro de Asia, con un área de 2.5 millones de kilómetros cuadrados. Las montañas más altas de la tierra, una vasta meseta árida y grandes valles fluviales componen la patria física de 6 millones de tibetanos. Tiene una altitud media de 13.000 pies sobre el nivel del mar.

Tíbet está compuesto de tres provincias: la provincia de Ambdo (ahora dividida por China en las provincias de Quinghai, Gansu y Sichuan), la provincia de Kham (incorporada en su mayoría a las provincias chinas de Sichuan, Yunnan y Quinghai) y la provincia de Tsang U (que junto con Kham occidental, son la lo que China se refiere actualmente como la Región Autónoma del Tíbet).

La Región Autónoma del Tíbet (TAR), que comprende menos de la mitad del Tíbet histórico, fue creada por China en 1965, por razones administrativas. Es importante notar que cuando los funcionarios y las publicaciones chinas utilizan el término "Tíbet" se refieren a TAR y no al Tíbet histórico: Los tibetanos utilizan el término Tíbet para indicar las tres provincias arriba descritas; es decir; el área tradicionalmente conocida como Tíbet; antes de la invasión de 1949-50. A pesar de los más de 40 años de ocupación china, los tibetanos se niegan a ser conquistados y subyugados por China, siguen practicando la resistencia pacífica y no-violenta. La actual política china, una combinación de manipulación y discriminación demográfica y económica, se propone suprimir o negar "el asunto tibetano", a través de cambiar el carácter, la identidad y el derecho de autodeterminación de un pueblo. Hoy, la población china sobrepasa a la tibetana en su propia patria.

Datos prácticos

Tamaño: 2.5. millones de Kms. cuadrados
Capital: Lhasa
Capital gobierno exilio: Dharamsala - India
Población en Tíbet: 6 millones de tibetanos y un estimado de 7.5 de chinos, la mayoría de los cuales están en Kham y Amdo.
Población en el exilio: Más de 250.000 en India
Idioma: Tibetano (de la familia del Tibetano-Birmano), el idioma oficial actual del Tíbet es el chino.
Alimento básico: Tsampa (harina de cebada tostada)
Bebida básica: Té salado de mantequilla
Animales en riesgo de extinción: Yak salvaje, oveja azul de Bharal, venado de almizcle, antílope tibetano, gacela tibetana, kyang, asno salvaje, y el ratón liebre. Aves en riesgo de extinción: Grúa de cuello negro, lammergeier o buitre barbado, pato de creta grande, ganso de cabeza rallada, pato de cubierta roja, ibis. Mayores problemas ambientales: Deforestación desenfrenada en el Tíbet Oriental, caza furtiva de grandes mamíferos, contaminación de los grandes ríos, vertidos nucleares, destrucción de la vida nómada de los tibetanos
Altitud promedio: 14.000 pies
Montaña más alta: Everest 29,028 pies
Lluvia promedio: Varía extensamente. En el oeste es de 1 mm en enero a 35 en julio. En el este es de 25-50 en el enero y 800 en julio
Temperaturas medias: Julio 14 grados, enero - 4 grados
Depósitos minerales: Borax, uranio, hierro, cromita, oro
Ríos principales: Mekong, Yangtse Salween, Tsangpo, Amarillo Economía tibetana tradicional: agricultura y crianza de animales.
Economía china: Predominantemente en gobierno, el comercio y el sector servicio Países limítrofes: India, Nepal, Bután, Birmania y China
Líder político y religioso: El decimocuarto Dalai Lama, en exilio en Dharamsala, India
Gobierno en exilio: Parlamento democrático
Gobierno en TAR: Comunista
Relación con China: Colonial
Estatus legal: Ocupada



PANORAMA A LA HISTORIA POLÍTICA DEL TÍBET

El Gobierno Tibetano en el exilio, liderado por Su Santidad el Dalai Lama, jefe del Estado y líder espiritual en exilio de Tíbet, ha sostenido permanentemente que Tíbet ha estado bajo ocupación ilegal desde que China invadió el estado independiente en 1949-50. La República Popular China ( RPC), insiste en que su relación con Tíbet es meramente un asunto interno, pues Tíbet es y ha sido parte integral de China durante siglos. El tema de la situación de Tíbet es esencialmente legal, si bien, de inmediata relevancia política.

La República Popular China, no reclamó derechos soberanos sobre Tíbet como resultado de su dominación y ocupación militar sobre Tíbet luego de su invasión armada en 1949-50. En realidad China difícilmente podría hacer ese reclamo, pues rechaza categóricamente como ilegales los reclamos por soberanía presentados por otros estados basados en la conquista, ocupación e imposición de tratados injustos i desiguales. En cambio, la RPC basa su reclamo sobre Tíbet meramente en la peregrina teoría de que éste fue parte integral de China hace 700 años.

Historia inicial.

Aunque la historia del estado tibetano comenzó en el año 127 a. C, con el establecimiento de la Dinastía Yarlugg, el país, tal como sabemos fue inicialmente unificado en el siglo 7 d. c. bajo la soberanía del Rey Songtsen Gampo y sus sucesores. Tíbet fue una de las potencias más fuertes de Asia durante los siguientes tres siglos, tal como confirman una inscripción en un pilar al pie del Palacio de Potala en Lhasa y las historias chinas de la era Tang.

Tíbet y China llevaron a cabo un tratado de paz formal entre los años 821-823, en el que demarcó las fronteras entre los dos países y aseguró que "los tibetanos han de ser felices en Tíbet, y los chinos han de ser felices en China".

Influencia mongol:

En el siglo 13, el imperio mongol de Genghis Khan se expandió hacia Europa en el oeste y China en el este, los líderes tibetanos e la poderosa escuela Sakya de Budismo Tibetano, llegó a un acuerdo con los gobernantes mongoles con el fin de evitar la conquista del Tíbet. Los lamas tibetanos prometieron bendiciones y enseñanzas a cambio de protección. La relación religiosa se volvió tan importante que cuando, décadas después, Kublai Khan conquistó China y estableció la Dinastía Yuan ( 1279-1368), invitó al Lama Sakya a ser el preceptor imperial (sici) y supremo pontífice de su imperio.

La relación que se desarrolló y continúa existiendo en el siglo XX entre los mongoles y tibetanos es un reflejo de la cercana afinidad racial, cultural y especialmente filosófica entre los dos pueblos del Asia Central. El imperio mongol era un imperio mundial y cualquiera que fuese la relación entre sus gobernantes y los tibetanos, los mongoles nunca integraron la administración de Tíbet y China, o anexaron Tíbet a China de manera alguna. Tíbet rompió los lazos políticos con el emperador Yuan en el 1350, antes de que China reobtuviera su independencia de los mongoles. Solo hasta el siglo 18, Tíbet volvió a estar bajo una leve influencia extranjera.

Las relaciones con los pueblos de Manchuria, Gorkha y los vecinos británicos:

Tíbet desarrolló lazos con la Dinastía China Ming (1386-1644). Por otra parte, el Dalai Lama quien estableció su gobierno soberano en Tíbet con la ayuda de un benefactor mongol en 1642, sí desarrolló vínculos religiosos cercanos con los emperadores de Manchuria, quienes conquistaron China y establecieron la Dinastía Quing (1644-1911). El Dalai Lama estuvo de acuerdo en ser el guía espiritual del emperador manchu, y aceptó a cambio su protección. Esta relación "lama-benefactor" se conoce en tibetano como Choe-Yoen, la que el Dalai Lama también sostuvo con algunos príncipes mongoles y nobles tibetanos, fue el único vinculo formal que existió entre los tibetanos y los manchures durante la Dinastía Quing. En sí, no afectó la independencia del Tíbet.

A nivel político, algunos poderosos emperadores manchúes tuvieron éxito en aplicar cierta influencia sobre Tíbet. De esta manera, entre 1720 y 1792, los emperadores Kangxi, Yogn Xhen y Qianglong enviaron tropas imperiales a Tíbet en cuatro ocasiones para proteger al Dalai Lama y el pueblo tibetano de las invasiones extranjeras de los mongoles y gorkhas, o de los disturbios internos. Estas expediciones le proporcionaron al emperador medios para establecer su influencia en Tíbet. El envió representantes a la capital tibetana, Lhasa y algunos ejercieron exitosamente su influencia en su nombre, sobre el Gobierno Tibetano, particularmente en lo que respeta al manejo de las relaciones exteriores. En la cumbre del poder manchú que duró por décadas, la situación no fue distinta a lo que puede existir entre una superpotencia y un estado satélite o protectorado y, por lo tanto, una que aunque políticamente significativa, no elimina la existencia independiente de un estado más débil. Tíbet jamás fue incorporado al Imperio Manchú, mucho menos a China y continúo manejando ampliamente sus relaciones con los estados vecinos por sí solo.

La influencia manchú no duró mucho tiempo; fue totalmente inefectiva cuando los británicos invadieron brevemente Lhasa y realizaron un tratado bilateral con Tíbet, el Acuerdo de Lhasa, en 1904. A pesar de esta pérdida de influencia, el gobierno imperial en Bejing continuó reclamando alguna soberanía sobre Tíbet, particularmente con respecto a sus relaciones internacionales, autoridad que el gobierno imperial británico apodó "surezania"- protectorado- en sus tratos con Bejing y San Petersburgo, Rusia. Los ejércitos imperiales chinos intentaron reobtener influencia verdadera en 19010 al invadir el país y ocupar Lhasa. Tras la revolución de 1911 en China y la derrota del imperio manchú, las tropas se rindieron al ejército tibetano y fueron repatriados según el acuerdo de paz sino- tibetano.

El Dalai Lama recuperó la total independencia de las tropas manchúes no está sujeta a mayor disputa. Cualesquiera hayan sido los vínculos entre el Dalai Lama y los emperadores manchúes de la Dinastía Quing, esos concluyeron con la caída del imperio y la dinastía. Desde 1911 a 1950, Tíbet evitó exitosamente la influencia extranjera indebida y se comportó en todo aspecto como un estado totalmente independiente. Tíbet mantuvo relaciones diplomáticas con Nepal, Bután, Bretaña y luego con la India independiente. Las relaciones con china se mantuvieron.

Los chinos tuvieron la guerra fronteriza con Tíbet mientras instaban formalmente a Tíbet a "unirse" a la Republica China, proclamando al mundo que Tíbet era una de las cinco razas de China. En un esfuerzo por reducir las tensiones sino-tibetanas, los británicos convocaron una conferencia tripartita en Simla en 1913, donde los representantes de los tres estados se reunieron en igualdad de condiciones. Mientras el delegado británico se mantuvo como la contraparte china. Tíbet entró a la conferencia como una "nación independiente sin reconocer ninguna lealtad hacia China". La conferencia no tuvo éxito, no resolvió las diferencias entre Tíbet y China. Sin embargo, fue significativa para la reafirmación de la amistad anglo-tibetana concluyendo con acuerdos bilaterales fronterizos y comerciales. En una Declaración Conjunta, Gran Bretaña y Tíbet se unieron no para reconocer la soberanía china u otros derechos especiales de Tíbet, a menos que China firmara el acuerdo de la Convención de Simla, que habría garantizado mayores fronteras de Tíbet, su integridad territorial y completa autonomía. Sin embargo, China nunca firmó el acuerdo, dejando los términos de la Declaración Conjunta en plena vigencia.

Tíbet manejó sus relaciones internacionales tratando principalmente con las misiones diplomáticas de Inglaterra, China, Nepal y Bután en Lhasa, pero también mediante delegaciones gubernamentales que viajaban al exterior. Cuando India se independizó, la misión británica en Lhasa fue reemplazada por una india. Durante la Segunda Guerra Mundial, Tíbet permaneció neutral a pesar de la combinada presión por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña y China para permitir el paso de materias primas por Tíbet.

Tíbet jamás mantuvo relaciones internacionales extensivas, pero aquellos países con los que si lo hizo, trataban a Tíbet como lo harían con cualquier estado soberano. Su nivel internacional no era distinto, digamos, al de Nepal. Entonces, cuando Nepal postuló a las Naciones Unidas en 1949, citó su tratado y relaciones diplomáticas con Tíbet para demostrar su completa personalidad internacional.

La invasión del Tíbet:

El momento decisivo en la historia de Tíbet surgió en 1949 cuando el ejército de Liberación del Pueblo de la RPC, cruzó por primera vez hacia Tíbet. Tras derrocar al pequeño ejercito tibetano y ocupar mitad del país, el Gobierno Chino impuso el llamado "Acuerdo de 17 puntos para la liberación pacifica del Tíbet" sobre el Gobierno Tibetano en 1951. Puesto que fue firmado por coacción, el acuerdo careció de validez bajo la ley internacional. La presencia de 40.000 soldados en Tíbet, la amenaza de la ocupación inmediata de Lhasa, y la perspectiva de la aniquilación total del estado tibetano dejaron a los tibetanos muy poca opción de maniobra.

En la medida que la resistencia abierta a la ocupación china aumentaba, particularmente en el este del Tíbet, la represión china, que incluyó la destrucción de edificios religiosos, el encarcelamiento masivo de monjes y población civil, creció de manera dramática. En 1959, los levantamientos populares culminaron en manifestaciones masivas en Lhasa. En el momento en que China aplastó el levantamiento, 87.000 tibetanos fueron asesinados en la región de Lhasa, y el Dalai Lama debió escapar hacia India.

En 1963 el Dalai Lama promulgó una constitución para un Tíbet democrático. Esto ha sido implementado exitosamente por el Gobierno tibetano en el exilio.

Conclusión:

En el curso de la historia de 2000 años de Tíbet, el país sólo llegó a un grado de influencia extranjera en breves períodos en los siglos 13 y 18. En la actualidad, pocos países independientes, pueden proclamar un registro tan notable.

Desde un punto de vista de Derecho Internacional. Tíbet, no ha perdido hasta hoy su calidad de estado. Es un estado independiente bajo ocupación ilegal. Tanto la invasión militar china como la continua ocupación por parte del Ejército de Liberación Popular no han transferido la soberanía de Tíbet a China. Como se ha citado, el Gobierno Chino no ha proclamado el haber adquirido soberanía sobre Tíbet mediante la conquista. En realidad, China reconoce que el uso o amenaza de la fuerza - fuerza de las excepcionales circunstancias previstas en la Carta de las Naciones Unidas, la imposición de un tratado desigual y la continua ocupación ilegal de un país, nunca podrán garantizar a un invasor el titulo legal del territorio. Sus reclamos se basan meramente sobre la alegada sujeción de Tíbet a unos pocos de los gobernantes extranjeros más fuertes de China en los siglos 13 y 18.

China, como país ardientemente opositor al imperialismo y colonialismo, no puede defender su presencia en Tíbet, en contra de la voluntad del pueblo tibetano, citando el imperialismo mongol o manchú y sus propias políticas coloniales como justificación.

TIBET DESDE LA INVASIÓN

Casi más de medio siglo atrás, las tropas chinas invadieron Tíbet, llevando a un arrepentido y violentó término los siglos de antiguo aislamiento de Tíbet detrás de los Himalayas. El único sello que conformaba el núcleo de la cultura y sociedad tibetanas, que era el budismo, sufrió un contraste radical al dogma materialista y antirreligioso de los comunistas chinos.

Inmediatamente después de la invasión, el Dalai Lama, el líder espiritual y temporal del Tíbet, y casi 100.000 tibetanos huyeron en una primera oleada hacia el exilio en India. En los años siguientes, la notable cultura y los habitantes del Tíbet han sido perseguidos sistemáticamente. El dominio de China en el Tíbet ha sido el más brutal e inhumano de cualquier otro régimen comunista del mundo.

A pesar de los años de ocupación china y varias políticas diseñadas para asimilar o representar a los tibetanos y destruir su particular identidad nacional, cultural y religiosa, la determinación del pueblo tibetano por preservar su patrimonio y reobtener su libertad sigue tan fuerte como siempre. La situación ha llevado a la confrontación dentro de Tíbet y a un gran esfuerzo por hacer propaganda china a gran escala internacional.

El gobierno comunista establecido en China en 1949, envió tropas e impuso un tratado sobre el gobierno tibetano en mayo de ese mismo año, reconociendo soberanía sobre Tíbet, pero reconociendo la autonomía de gobierno tibetano con respecto a los asuntos internos de Tíbet. En la medida que los chinos consolidaron su control, repetidamente violaron el tratado y una abierta resistencia a su dominio creció, conduciendo al levantamiento nacional en 1959, y la huida a India del Dalai Lama.

La comunidad internacional reaccionó con conmoción ante los hechos de Tíbet. El asunto de Tíbet fue discutido en numerosas ocasiones por la Asamblea General de las Naciones Unidas entre 1959 y 1965. Tres resoluciones fueron aprobadas por la Asamblea General condenando las violaciones de China a los derechos humanos en Tíbet, y requiriendo a China respetar esos derechos, incluyendo el derecho del Tíbet a la libre determinación.

Después de 1959: destrucción

La destrucción de la cultura del Tíbet y la opresión de su pueblo fue brutal durante los siguientes veinte años tras el levantamiento. 1.2 millones de tibetanos, un quinto de la población del país, murieron como resultado de las políticas Chinas, muchos más se consumieron en prisiones y campos forzados, y más de 6.000 monasterios, templos y otras construcciones culturales e históricas fueron destruidos y sus contenidos saqueados. En 1980 Hu Ya Bang, Secretario General del Partido Comunista visitó el Tíbet- fue el primer oficial superior en hacerlo desde la invasión-. Alarmado por la magnitud de la destrucción que vio allí, solicitó una serie de reformas drásticas y una política de recuperación. Se dijo que su renuncia obligada en 1987, fue en parte debido a la visión sobre Tíbet.

Intento de dialogo entre Tíbet y China.

El Dalai Lama envió dos delegaciones para sostener conversaciones exploratorias a alto nivel con el gobierno chino y los lideres del partido en Bejing entre 1979 y 1984. Las conversaciones no tuvieron éxito porque los chinos no estaban preparados en ese momento para discutir nada esencia, excepto el regreso del Dalai Lama del exilio. El Dalai Lama siempre ha insistido en que su regreso no es un problema, en cambio, el tema que necesita ser tratado es el futuro de los seis millones de tibetanos dentro del Tíbet. La opinión del Dalai Lama es que su propio regreso dependerá totalmente de la solución de la situación y derechos de Tíbet y su pueblo.

Alarmante afluencia China.

En los años recientes la situación Tíbet se ha deteriorado nuevamente, induciendo en 1987 a abiertas manifestaciones en contra del dominio chino en Lhasa y en otras partes del país. Uno de los principales factores conducentes a esta deterioración ha sido la gran afluencia de chinos en Tíbet, particularmente en sus ciudades principales. El número exacto de chinos es difícil de estimar, puesto que la vasta mayoría se ha movilizado sin obtener los permisos oficiales de residencia para hacerlo. De ahí que las estadísticas chinas son totalmente engañosas, contando solamente los pequeños números de inmigrantes registrados. En ciudades y fértiles valles del Tíbet, particularmente en el este del Tíbet, los chinos superan doblemente a los tibetanos, y a veces, los triplican. En ciertas áreas rurales, particularmente en el oeste de Tíbet, hay muy pocos chinos. Independiente de las cifras, el impacto general de la afluencia es devastadora, pues los chinos no sólo controlan el poder político y militar en Tíbet, sino que también la vida económica e incluso la vida cultural y religiosa del pueblo.

Los militares chinos, al igual que los civiles establecidos en Tíbet han sido una fuente de gran preocupación para India, pues tienen un impacto directo en la seguridad de India. Durante siglos, el Tíbet, actuó como amortiguador natural entre China e India. Fue sólo cuando las tropas chinas enfrentaron las tropas indias en la frontera indo-tibetana que las tensiones, e incluso la guerra, se desarrollaron entre las dos potencias más pobladas del mundo. Mientras más se convierta a Tíbet en una provincia china, poblada por chinos, más fuerte ser volverá la posición estratégica de China a lo largo de los Himalayas. El creciente alcance militar de China ha llegado a ser ahora una fuerte preocupación para muchas naciones asiáticas, al igual que para India.

La situación legal del Tíbet

Los hechos recientes en Tíbet han intensificado la disputa sobre su situación legal, la RPC reclama que Tíbet es parte integral de China. El Gobierno Tibetano en exilio sostiene que Tíbet es un estado independiente bajo ocupación ilegal.

El asunto es altamente relevante, al menos, por dos razones. Primero, si Tíbet se encuentra bajo ocupación ilegal china, la transferencia a gran escala de colonos chinos de Bejing a Tíbet, es una seria violación a la Cuarta Convención de Ginebra de 1949, que prohíbe la transferencia de población civil a territorio ocupado. Segundo, si Tíbet se encuentra bajo ocupación ilegal china, la presencia ilegal de China en el país es objeto legítimo de preocupación internacional. Por otra parte, si Tíbet es parte integral de China, entonces, estos puntos caen dentro de su propia jurisdicción interna, como proclama China. El tema de los derechos humanos, incluyendo el derecho a la libre determinación y el derecho del pueblo tibetano por mantener su propia identidad y autonomía, son, obviamente, objetos legítimos de preocupación internacional, independiente de la situación legal de Tíbet.

El tema de la situación de Tíbet es en esencia una cuestión legal, no obstante, de relevancia política inmediata. La situación internacional de un país debe determinarse mediante un criterio legal objetivo, más que político subjetivo. Entonces, el que una entidad particular sea un estado en el derecho internacional depende de si posee el criterio necesario para la condición de estado (territorio, población, gobierno independiente, capacidad de conducir relaciones internacionales), no de si los gobierno de otros estados reconocen su independencia. El reconocimiento puede proporcionar la evidencia de que los gobiernos extranjeros están dispuestos a tratar una entidad como un estado independiente, pero no puede crear o extinguir un estado.

En muchos casos, como el presente, es necesario examinar la historia de un país para determinar su condición. Dicho estudio histórico debe basarse lógicamente, en las propias fuentes históricas del país, en vez de interpretaciones contenidas en fuentes oficiales de un estado foráneo, especialmente uno que reclama derechos sobre el país en cuestión. Esto puede parecer evidente para muchos.

El sistema político en el Tíbet hoy en día.

Tíbet es gobernado estrictamente por el Partido Comunista Chino, con el apoyo activo de los militares. El Partido gobierna a través de oficinas en cada provincia, región y prefectura autónomas. El gobierno está subordinado al Partido, el que lleva a cabo las políticas concebidas por el Partido. China ha establecido la panoplia completa del Partido y oficinas gubernamentales para administrar Tíbet como existe en China. Sólo en Lhasa hay más de 60 departamentos y comités cuya mayoría está conectada directamente a las oficinas nacionales en Bejing. De esta manera, Tíbet es "autónomo" solo de palabra; en realidad, la Región Autónoma de Tíbet tiene menos autonomía que el resto de provincias chinas. El cargo más alto del TAF, Secretario del Partido, nunca ha sido manejado por un tibetano.

China mantiene un ejército de ocupación en Tíbet de, al menos un cuarto de millón de integrantes. La milicia y la policía, se encuentran presentes en toda Lhasa y en cualquier otro lugar de manera avasalladora, aunque a partir de 1992, la seguridad en Lhasa está dominada por policía encubierta de civiles. La milicia juega un papel mayor en la administración de Tíbet que en cualquier otra provincia, ningún tibetano ejerce liderazgo o cargo alguno militar dentro del Tíbet.

Ahora el partido parece tener poco que ofrecer a los tibetanos aparte de la represión que retiene a los tibetanos de una rebelión en masa. Nadie en Tíbet habla de cómo el partido se puede reformar, pues se ha vuelto algo que la mayoría de los tibetanos deben simplemente silenciar, tolerar y evitar. Algunos tibetanos utilizan el partido para su propio beneficio personal y profesional, e intentan mejorar las condiciones de los tibetanos a partir del sistema. El último Panchen Lama tuvo éxito en sacar suficiente poder del sistema para mejorar las condiciones en una serie de áreas. El Panchem Lama fue él único tibetano al que los chinos le temían, no como a los actuales lideres tibetanos tales como Ngwawang Ngapo Jigme, Mao Rubai y Raidi, quienes cuentan con poco poder. Informes recientes desde Lhasa indican la creciente enajenación y desafecto entre los burócratas tibetanos de nivel medio y bajo, y la correspondiente perdida de confianza en ellos por parte sus superiores chinos.

La Situación de los Derechos Humanos en Tíbet

Las condiciones de los derechos humanos en Tíbet permanecen en un estado deprimente. Bajo a la ocupación china, al pueblo tibetano se le niega la mayoría de los derechos garantizados en la Declaración universal de los Derechos Humanos, incluyendo los derechos de libre determinación, libertad de expresión, asamblea, movimiento, expresión y viaje.

Las implicaciones de la situación en Tíbet no se limita al territorio tibetano, los efectos son reveladores para todo aquel que se interese por la Humanidad, el respeto a la Dignidad Humanidad y la igualdad de los pueblos.

Prisioneros políticos

El permanente uso de la fuerza militar excesiva por parte de China para sofocar la disidencia, ha significado mayores abusos de los derechos humanos, incluyendo casos de masivos arrestos, encarcelamiento político, tortura y ejecución.

MISION

La misión primaria del Fondo del Tíbet es la preservación de la diversidad cultural y la identidad nacional del pueblo tibetano. Con el fin de promover el favorecimiento de la misión y apelando a la ayuda humanitaria internacional para Tíbet, el proyecto presenta las siguientes líneas básicas:

Favorecer el fortalecimiento de las comunidades de refugiados tibetanos en India, Nepal y Bután

Ofrecer a los refugiados recién llegados y estudiantes programas educativos y culturales que promuevan su desarrollo intelectivo, cultural e independencia.

Preservar la salud, educación en general, pequeñas economías de desarrollo local dentro del Tíbet, así como la salud y la vida de poblaciones de riesgo como ancianos y huérfanos.

Facilitar la creación de redes hermanadas de organizaciones diseñadas para identificar necesidades y realizar acciones de seguimiento del Pueblo Tibetano, dentro y fuera del Tíbet.



ACTIVIDADES DEL 2007

Las actividades del Fondo del Tíbet se focalizarán en las siguientes áreas prioritarias:

- Asistencia a nuevos refugiados
- Programas de Salud en Comunidades Tibetanas
- Educación para estudiantes tibetanos
- Comunidad y Desarrollo Económico y Social
- Preservación, investigación y emponderamiento de la Cultura
- Publicaciones y producciones audiovisuales
- Proyectos dentro del Tíbet, mediante Fondo para aliviar la pobreza, mejoramiento de la salud y el emponderamiento de comunidades nómadas locales, con asistencia de las organizaciones locales legalmente constituidas en Tíbet.

1. ASISTENCIA PARA NUEVOS REFUGIADOS

Cada año más de 3,200 nuevos refugiados llegan del Tíbet. Se han dirigido primeramente al Centro de Acogida al Refugiado de Kathamandu, en Nepal donde se le provee de comida, alojamiento, asistencia médica y la posibilidad de recuperarse del viaje, hasta que se hayan hecho todas las disposiciones para su viaje a los asentamientos- campamentos de refugiados- de India. Desde Katmandú la mayoría de los refugiados viajan a Dharamsala, India o a New Delhi- la capital- Después de la recepción de New Delhi, viajan a Dharamsala donde reciben alojamiento temporal y continúan sus cuidados médicos si son necesarios y rehabilitación requerida.

En el año fiscal del 2007-2008, el Fondo Tibetano proveerá 30.000 Euros en concepto de Ayuda Humanitaria para soportar los tres puntos de recepción y acogida al refugiado de Kathamandu, Nueva Delhi y Dharamsala.



2. SALUD.

En el año fiscal del 2007-2008, el Fondo del Tíbet proveerá 40.000 Euros de fondos para la salud y los servicios sanitarios en Tíbet y en el exilio mediante el Departamento de Salud de Dharamsala, India. Ambos servicios incluyen:

- Control de la Tuberculosis y Lepra, erradicación y seguimiento
- Suplementos vitamínicos y favorecimiento de medicina tibetana
- Salud Materno Infantil
- Saneación del Agua, incluyendo potabilizadoras y proyectos de construcción de baños y tanques sépticos en asentamientos.
- Hospitalizaciones
- Prótesis
- Entrenamiento de personal sanitario
- Salud reproductiva
- Provisión de vehículos, incluyendo ambulancias, unidades de salud móviles.



3. EDUCACION.

El Fondo del Tíbet trabaja estrechamente con las asociaciones locales del Tíbet, gobierno autonómico, administración tibetana en el exilio, departamento de educación de Dharmasala, Tibetan Children Villages y las Tibetan Homes Foundation que ayuda a educar a más de 54.000 niños tibetanos en el exilio.

A. Ayuda a la Educación de los Nuevos Refugiados:

Por valor de 16.000 Euros, en concepto de ayuda humanitaria de asistencia a la educación. La mayoría de los nuevos refugiados que llegan del Tíbet, tienen una educación limitada y no tienen educación en Lengua y Cultura Tibetana.

Muy pocos de los nuevos venidos tienen los conocimientos suficientes para vivir y adaptarse a esta nueva vida. El Fondo del Tíbet ayuda a establecerse y continua dando fondo a dos escuelas especiales, el Tibetan Children Village Scool en Bir y la escuela de Transito en Sogar Dharamsala, que ayuda a educar y entrenar a los nuevos refugiados.

Cada año se incorporan a la escuela de Bir unos 800 nuevos refugiados estudiantes, junto con 770 de la escuela de Transito de Sogar, y todos los niños huérfanos o de familias monoparentales que llegan a Mussore, han producido más de 3000 titulados superiores en los últimos cinco años.

B. Entrenamiento en leguas, traducción, edición y publicación de textos:

El Fondo Tibetano dotará con 38.000 Euros al nuevo proyecto iniciado expresamente bajo la guía del Venerable Lama Lahkdor, director de la Tibetan Library. La apertura de una escuela de lengua, traducción, interpretación y literatura tibetana, española, catalana, portuguesa e italiana.

La creación de un centro especializado en lenguas romances y tibetano, es el primer intento de gran envergadura para el desarrollo de los estudios hispánicos, romances general y el tibetano. El Centro formará parte de la Tibetan Library (Facultad de Estudios de Lengua y Traducción Tibetana de mayor prestigio del mundo). Un lugar donde se podrá estudiar Lengua y Literatura y la manifestación más concreta del objetivo de crear paz, democracia y concordia entre los pueblos, favoreciendo su comunicación y entendimiento.

Dará cabida a estudios de tibetano, español, catalán, portugués e italiano hasta el nivel de diploma, y servirá de fuente principal para satisfacer las necesidades de otras instituciones y organizaciones en el país proporcionando el personal debidamente capacitado y el material docente necesario en la realización de la labor hispánica con rigor científico.

Se convertirá en un centro especializado de docencia, investigación y traducción, del tibetano a las diferentes lenguas ( español, catalán, portugués e italiano) y viceversa, en constante interacción con otros centros hispánicos nacionales ( oficiales y privados) e internacionales, cumpliendo con el objetivo original de la Tibetan Library de fomentar un estudio integro de lenguas, literaturas, culturas e historias de las diversas sociedades lingüísticas del mundo, con el fin de imbuir en los alumnos tibetanos y de todo el mundo una perspectiva global y un entendimiento internacional. (Ver proyecto anexo). La escuela abrirá sus puertas en el segundo semestre del 2007, con capacidad para 180 alumnos en una primera promoción.

Asimismo en España, se editará la colección MARPA FUND, con el propósito de difundir, preservar y comunicar las preciosas joyas de la literatura clásica y contemporánea tibetana. Todos los beneficios de dicha acción irán destinados al fondo



4. DESARROLLO COMUNITARIO: LOS NÓMADAS DEL TÍBET

Tíbet, es popularmente conocido como "el Techo del Mundo", existe desde hace más de 2000 años como Nación soberana. La meseta Tibetana, es la de mayor altitud de la tierra- más de 5000 metros- con más de 12.000 plantas, 600 especies de animales, 160 tipos de minerales, rica en bosques y lo más importante es la fuente de agua más importante del planeta. El 80 % del agua que se bebe en Asia, nace en el Tíbet, y el 49 % de la que se bebe en todo el planeta.

Desde la ocupación china, la destrucción medioambiental de bosques vírgenes, la contaminación incontrolada, la polución del agua, y el vertedero nuclear, ha dado como resultado la degradación del suelo, la extinción de numerosas especies y la desertificación de su suelo cultivable. La transferencia masiva de población china, y la construcción y la especulación del suelo, ha demostrado que los tibetanos que tradicionalmente tenían una vida nómada en el 80 % de los casos, se han visto marginados, económica, educativa y políticamente en todas las esferas sociales. El Tíbet que en su día fue rico en culturas y tradiciones esta pronto a desaparecer si no se pone remedio.

Por esta razón uno de los cinco puntos del plan de paz del Premio Nobel de la Paz, Dalai Lama, es la preservación y la protección del medio ambiente, hablamos por tanto de la creación de un oasis de paz, no-violencia y armonía, donde el hombre y la naturaleza puedan coexistir armónicamente.

El Fondo de Tíbet dotará con 16.000 Euros al proyecto del Tíbet "de preservación del parque natural de Changthang y la vida de sus pueblos nómadas". Un proyecto de ecología, sostenibilidad, economía locales que puede caminar hacia la sustencia en pocos años si se dirige bien. Los nómadas del Tíbet, representaban el 80 % de su población, ahora se enfrentan con un empobrecimiento progresivo, dificultades sanitarias, pérdidas de saberes tradicionales y lagunas en la adquisición de conceptos en nuevas tecnologías y capacitación lingüística.

Los pastores nómadas tibetanos deben de afrontar el problema del sobrepastoraje, problemas ambientales (consecuencia de las nefastas emisiones de productos de consumo, pastos debilitados).

El proyecto del parque natural, ha tenido un período de diagnóstico preliminar de cinco años, pretende contribuir a la salvaguardia de las poblaciones nómadas y a la preservación de su medio natural, el parque natural de Changthang. Contribuir a la preservación de la cultura nómada, al saber hacer y a sus conocimientos y destrezas tradicionales de sus pueblos autóctonos.

Como objetivos específicos:

- Redescubrir y revalorizar los senderos de la trashumancia de los nómadas para la organización de circuitos de senderismo
- Dar a los médicos rurales -amchi- un espacio de ejercicio de sus conocimientos para la creación de clínicas locales y la formación básica en medicina moderna. Luchar contra la malnutrición infantil.
- Promover la capacitación profesional de los jóvenes en áreas artesanales y modernas, que les permita revalorizar su saber antiguo, y poner en marcha cooperativas locales, y un sistema de micro- créditos
- Sensibilizar a la población de las exigencias contemporáneas de la preservación del medio ambiente, y de luchar contra la polución.
- Protección de los animales en riesgo de extinción, adaptar sus estructuras de hábitat para ciertos periodos del año


5. PRESERVACION, INVESTIGACIÓN Y EMPODERAMIENTO DE LA CULTURA TIBETANA.

Hablar de Cultura Tibetana es hablar de Budismo, en Tíbet el budismo es a la vez religión y filosofía de vida. Es una comprensión especifica filosófica que abraza la vida en cualquiera de sus manifestaciones, desde un simple ser microscópico hasta cualquier dimensión de la existencia.

La preservación de la cultura y la tradición, es uno de los pilares básicos para mantener el sentido de identidad de un pueblo. El Fondo Tibetano, reconoce el importante rol cultural que los grupos juegan manteniendo la vitalidad identificativa y dedica considerables recursos y expertos al fortalecimiento de esos pequeños grupos. Los siguientes son algunos de los ejemplos culturales que apoyamos:

A. Asian Classic Input Project: dedicado a localizar, catalogar digitalmente y preservar, diseminando rápidamente textos que están en riesgo de desaparición: tibetanos y sánscritos, manuscritos que constituyen un enorme legado cultural de más de 2000 años de antigüedad. Asían Clásica trabaja para preservar estos textos portadores de las grandes ideas orientales que inspiraron a la humanidad, hacer accesible gratuitamente al mundo todo este patrimonio es su objetivo.

B. Tíbet Film Project: dedicado a preservar antiguas películas del Tíbet, preservar la cultura tibetana tradicional y contemporánea. Producción, distribución, y filmación de nuevos contenidos. Así como posibilitar el aprendizaje del Cine y el lenguaje fílmico a los jóvenes tibetanos, como vehículo de expresión cultural

C. Programa de Artes Plásticas Contemporáneas en Lhasa: un grupo de jóvenes artistas tibetanos y chinos se han unido formando un grupo de creación artistas plásticos, con el objetivo de reflexionar mediante el arte, en la creación de una nueva identidad cultural, es este dialogo cultural entre tibetanos y chinos, lo que ha dado fruto a la exposición: "LH". Exposiciones, talleres e intercambios culturales y artísticos, para nutrir una cultura viva.


SUBIR









BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA