revista dharma


PRINCIPAL

BUDISMO

S.S. Shenphen Dawa Rimpoche

Su Santidad Senphen Dawa Norbu Rinpoche, hijo de S.S. Dudjom Rinpoche y actual regente del linaje Dudjom Tersar, nació en Kongbo (Tíbet), en el año 1950. Fue reconocido por Su Santidad Karmapa como la reencarnación de Taksham Tulku y Tulku Yeshe, descubridor de numerosas enseñanzas ocultas. A lo largo de su infancia y juventud, recibió de su padre un adiestramiento completo en todos los aspectos del budismo Mahayana y Vajrayana. Además, fue educado en diferentes escuelas occidentales, razón por la cual no sólo se expresa en perfecto inglés sino que comprende perfectamente la mentalidad occidental.

Hoy en día las enseñanzas de Dzogchen están muy de moda. A la gente le gusta la practica del Dzogchen, especialmente aquellas personas que tienen una buena base de entrenamiento, una mente abierta, y que hacen un uso del intelecto muy refinado.

Lo cierto es que en la práctica del Dzogchen hay muchos maestros que pueden decir simplemente que nos sentemos, que no hay que visualizar nada, que no hay nada que hacer, simplemente nos dicen que nos sentemos, que abramos la boca, que miremos el cielo, y que la naturaleza de nuestra mente vendrá. Este tipo de Dzogchen no es Dzogchen en absoluto. Con este tipo de ejercicio de abrir la boca y mirar al cielo, solo estamos contemplando el refinamiento de nuestro intelecto, porque desde el punto de vista de la practica no se puede conocer la naturaleza de la mente si no se pasa antes por un proceso de purificación. Con la purificación agotamos el flujo del karma. Esto es muy importante.
Agotando el flujo del karma, el intelecto podrá descansar. El descanso del intelecto depende totalmente de la purificación, de otra manera el intelecto continuara jugando entre la realización y el engaño. De esta manera sin la purificación no será posible realizar ningún estado de la mente, porque a través de las puertas del cuerpo, la palabra y la mente hemos acumulado cantidades infinitas de karma negativo. Si pudiésemos ver la infinidad de este karma negativo perderíamos la motivación en la practica. En la gran perfección, si no pasamos por el proceso de purificación no podremos entrar dentro de la mente iluminada, que es el objetivo de la practica.

Hay que realizar un gran esfuerzo y este esfuerzo es la purificación. No se puede hacer este trabajo de chiripa hay que currar mucho para llegar al estado de iluminación. Este proceso no ocurre por casualidad. Si el que te toque la lotería es difícil, es aun mas difícil que te toque la lotería del estado de la iluminación.

Si leéis sobre las vidas de los grandes santos y sabios del pasado, incluso si leéis la vida de los budas, desde el primero hasta el cuarto pasando por el tercero, veréis que siempre han intentado acumular virtud positiva. La acumulación de virtudes positivas es muy importante, porque el objetivo de la realización es agotar todo karma negativo para así poder agotar los fenómenos totalmente.

Todos los maestros de la gran perfección del linaje siempre han dado una importancia absoluta a la practica relativa. Incluso Guru Rinpoché dijo: “Mi visión va mas allá del cielo, pero mis acciones son tan diminutas como un grano de cebada”. Un gran maestro le dijo a su hijo:“El problema no está en los fenómenos, el problema está en el apego”.

Extracto muy breve de unas enseñanzas orales sobre el Ngondro (preliminares) impartidas por Rinpoche en 1996 en Internacional Tersar Ling, Tarragona



SUBIR


 


BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA