revista dharma

Notorio arraigo
del budismo en España

Pasados siete años después de solicitarlo, el Ministerio de Justicia ha reconocido finalmente el budismo como religión de "Notorio arraigo" en España.

El concepto de “Notorio arraigo” surge de la Ley Orgánica de Libertad Religiosa, promulgada a finales de los años ochenta, y se trata de un requisito imprescindible para entablar negociaciones con el Estado sobre temas de cooperación o financiación pública, derecho a enseñanza religiosa en las escuelas, acceso a los medios de comunicación públicos, etc.

En su reunión del mes octubre de 2007, la Comisión Asesora de la Libertad Religiosa ha tomado la decisión de conceder este reconocimiento que permitirá a la religión budista suscribir acuerdos de colaboración con el Estado.

Estos acuerdos, que tienen rango de ley, garantizan a las comunidades que han logrado este estatus, la protección jurídica y el derecho fundamental a la libertad de religión y culto, al tiempo que determinan protección jurídica de los lugares de culto, asistencia religiosa en centros públicos, enseñanza religiosa en los centros docentes, o beneficios fiscales aplicables a determinados bienes y actividades, entre otros.

Esta aprobación se fundamenta en el número de practicantes, en su difusión, en el tiempo de presencia en el país y en su representatividad social. De esta manera, el budismo tendrá reconocimiento oficial, al igual que las confesiones católica, protestante, musulmana, judía, mormona y Testigos de Jehová, aunque estas dos últimas no tienen acuerdos con el Estado.

Aunque el Gobierno no tiene voluntad política de suscribir nuevos acuerdos con estas religiones, intentará que a corto o medio plazo tengan, al menos, los mismos beneficios fiscales que las que ya tienen convenios de cooperación con el Estado.

Según el Ministerio de Justicia, el budismo cuenta con más de 40.000 practicantes, aunque la Federación de Comunidades Budistas de España eleva la cifra a 65.000 y calcula que, en los últimos años, el número de fieles ha crecido cerca del diez por ciento. Además, se presume que en España hay más de 200.000 personas simpatizantes de esta religión no-teista.

El budismo, con una antigüedad de 2.500 años, es la quinta tradición religiosa del mundo en cuanto a número de fieles, practicado por 500 millones de personas. Sólo en Europa se calcula que hay casi dos millones de practicantes budistas, lo que supone que en los últimos 25 años ha multiplicado por diez su presencia en el continente.

La FCBE considera que la declaración del Notorio Arraigo supone un hecho determinante para la normalización del budismo, así como un reconocimiento moral ante la sociedad española.





















 

 


BUDISMO · ECOLOGÍA · VIDA SANA · SOLIDARIDAD · CULTURA